domingo, 12 de septiembre de 2004

Reflexiones de Albertd Einstein

* No consideres el estudio como una obligación sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber.

* Todos somos muy ignorantes; lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas.

* ¡Triste época la nuestra! ..., es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio.

* Hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana.

* La vida es muy peligrosa; no por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa.

* La mujer está donde le corresponde; millones de años de evolución no se han equivocado, pues la naturaleza tiene la capacidad de corregir sus propios defectos.

* Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.

* En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento.

* Cuando me preguntaron sobre algún arma capaz de contrarrestar el poder de la bomba atómica, sugerí la mejor de todas: la paz.

* Si mi Teoría de la Relatividad es exacta, los alemanes dirán que soy alemán y los franceses que soy ciudadano del mundo. Pero si no, los franceses dirán que soy alemán y los alemanes que soy judío.

* La palabra "progreso" no tiene ningún sentido mientras haya niños infelices.

* El hombre encuentra a Dios detrás de cada puerta que la ciencia logra abrir.

* Dar ejemplo no es la principal manera de influir sobre los demás; es la única manera.

* El nacionalismo es una enfermedad infantil; es el sarampión de la humanidad.

* Al que no posee el don de maravillarse ni de entusiasmarse más le valdría estar muerto, porque sus ojos están cerrados.

* No guardes nunca en la cabeza aquello que te quepa en un bolsillo.

* La teoría es asesinada, tarde o temprano, por la experiencia.

* Dios no juega a los dados.